Documento sin título

 

:::EL CASCO ANTIGUO DE LA COMUNA DE SALAMANCA:::



Me he sentado en el “cementerio de los “Apestados” en el cerro de la cruz, en lo alto de Chalinga, y contemplo dos valles extraordinarios, el Choapa y el Chalinga, sus poblaciones los ríos y sus caminos. Es sobrecogedor saber que Chalinga no tiene fecha de fundación, debo decir que esa particularidad me parece hermosa, e interesante, es como tener un nacimiento ancestral e inmemorial perdido en el principio del tiempo y nuestra historia. Salamanca en si tiene una fecha de fundación, el 29 de noviembre de 1843 y cada año se celebra debidamente. Cuando la junta de hospitales decide fundar aquí un pueblo en la ribera del río Choapa, ya había gente viviendo aquí desde hace mucho tiempo, era la hacienda Las Casas, que comprendía desde Santa Rosa hasta Chuchiñí, toda la ribera norte, y aquí estaban emplazadas las casas patronales de los administradores.
La comisión de la junta de Hospitales de Santiago determina la regularización de medidas, se establecen manzanas de cuadras de 125 metros por lado, de esas medidas salieron 48 manzanas de carácter colonial, y que luego se perdió una media manzana en forma misteriosa. Continuación de calle Freire con salida por el lado de un viejo molino enfrente de Chile Tabacos en Providencia. Cuando se marcaron las cuadras, en cada esquina se instaló una piedra, al estilo de un monolito para marcar la esquina. Hoy día es posible ver un par de ellas que se conservan incólumes aún. Blas Vial con Pérez y O’Higgins con Huérfanos. Año 1999. Este antecedente, puede ser enviado al rincón de las anécdotas, pero bien, lo siguiente no podrá ser enviado a ese mismo rincón. El casco original del pueblo de Salamanca comprende por el norte la calle Infante; por el sur la calle Freire; al oriente la calle Tomas Davis; y al poniente la calle Providencia. Este casco antiguo tenía, creo que aún tiene en algunos rincones algunos vestigios de una personalidad propia, de estilo colonial; que se está poco a poco perdiendo entre construcciones arbitrarias, hechas con desdeño, funcionales, monstruosas y aprobadas sin criterio. Es delicado perder la personalidad de un pueblo, nos vamos anulando, nos convertidos en ocupantes de espacios en forma transitoria. El origen de este plano no viene con la fundación de Salamanca, si bien en esa ocasión se ordenó un poco, las casas que aquí existían giraban en torno a un centro que era la Plaza, no con ese carácter pero si como centro. No cabe duda, se necesitan urgentes normas para regular las construcciones de Salamanca, que conservan líneas, estilos, carácter, sin importar los materiales y las dimensiones. Vamos vertiginosamente hacia un caos, traspasaremos luego, no dudo de ello, si no podemos atajo, al concepto de belleza y personalidad. Este casco antiguo descrito, tiene mucha personalidad, que con su ayuda, intentaremos que no se extinga, sin embargo podemos luchar para conservar sus vestigios. Y es ahí, donde tenemos que ir en rescate de Chalinga que inexorablemente se convierte en radio urbano, y que hoy aún impone una marcada esencia colonial, con influencia arquitectónica de origen Inca. Por su característica de emplazamiento de condición estratégica, al estar en una confluencia de ríos, desde la altura dominar panorámicamente dos valles importantes en la producción agrícola y de tránsito, por el simbólico nombre “Chalinga” que viene a significar, al traducirse, “Lugar donde se pide permiso”, es posible asociar esta importante población, como un lugar de control viajero, y de entrada el valle, para salvaguardar las poblaciones del interior, de amenazas externas que subían por ambos ríos en épocas precolombinas. Sus construcciones más antiguas, de adobe, de pircas, de intrincadas acequias nos muestran una ocupación del INKA. Ahora, sin ahondar más en esas características, que hoy sufren el deterioro como si Chalinga fuera un lugar de menos importancia, severamente digo que hemos estado equivocados, este pueblo sin duda es más importante que Salamanca históricamente. Es un duro impacto a lo que estoy escribiendo que diga aquí mismo, que se vulnera la identidad cultural nuestra al comenzar a construir viviendas sin carácter ni asociación con la personalidad de Chalinga en estos últimos años. Aprovecho de proponer que Chalinga sea declarado barrio histórico de Salamanca, que se contemple primeramente incluirlo en un plan de conservación, y que las normas de construcción sean relacionados con su identidad, de lo contrario perderemos parte importante de nuestro ser. En Chalinga aún existen, sobreviven algunas construcciones de especiales características, adobes, techos altos murallas blancas encaladas con un metro rojo desde el suelo para evitar que se ensuciase con las aguas que rebotan de las lluvias. Mucho tiempo me llevó averiguar para que servía ese metro de color rojo que tenían las murallas blancas, afortunadamente aún viven maestros antiguos. Costaba dinero pintar una casa entera de color blanco, no todos lo podían hacer todos los años ya que al comenzar las lluvias, el tierral que quedaba depositado en los techos de paja o tejas, caía por los aleros de la casa rebotando con el agua y deteriorando el esfuerzo que había costado pintarlas, entonces el metro de pintura roja-tierra, hacía que perdurara por mucho tiempo más la armonía del color. Por qué no conservarlo aún como parte de nuestra identidad. Para continuar con este tema del casco antiguo de Salamanca, merece unas pocas líneas, mencionar la calle de los burros emblemática calle popular, de sector con muchas chacras, lugar en donde se realizaban las carreras, elemento interesante de la entretención de aquellos años, más aún de vital importancia para las arcas municipales, pues estos se licitaban otorgando permisos que imponían importantes recursos económicos contemplados especialmente en un ítem del presupuesto municipal anual. Barrios olvidados, disminuidos, tal vez por razones desconocidas, que intentaremos rescatar y darles su real importancia. Tengo claro que Salamanca antes de su fundación era un caserío aislado de Chalinga, unido por el barrio o sector de Mundo Nuevo. Ahora las localidades rurales eran verdaderos ghetos en donde se vivía a órdenes de patrones y administradores, donde ellos eran la ley, el orden y eran tan temidos como un dios, creo que más aún. El abuso de los patrones son capítulos para un trabajo futuro. En las localidades rurales se producían muchas enfermedades entre la población peona e inquilina, males que no tenían remedio, que eran tratados con pócimas y yerbas de algún meico, empero continuaban contagiando masivamente a vecinos, moros y cristianos. Los patrones debían poner atajo a la expansión de estos males de sífilis, gonorrea, viruela etc. También había otros males que de tanto en tanto había que eliminar, como, aquellos peones e inquilinos que caían en desgracia con el patrón y quedaban tildados de ladrones y no podían conseguir trabajo en ningún fundo, era la muerte misma, en vida con familia y todo. El estigma no tenía vuelta. Los primeros, los enfermos por orden del patrón eran enviados a vivir al “Lazareto de El Consuelo”, y los ladrones muchas veces también llegaban por aquí. Me he detenido un instante en muchas ocasiones, a pensar el sacrificio que significaba hace algunos años vivir en el Consuelo, ellos eran como los otros, los desconocidos, los desposeídos. Creo que hoy todavía queda en halo de aquello. El nombre de “El Consuelo” nace de la expresión de familiares de los que allí quedaban al regresar sin su pariente, hijo o padre desgraciado, “El Lazareto de El Consuelo” o “El Consuelo del Lazareto”. Era un alivio para los familiares del enfermo que se quedaran allí. Aún hay viviendas que recuerdan aquellos años, y aquellos acontecimientos. Que terrible señor, por que tenemos que olvidarnos de donde venimos y del dolor ajeno. El casco antiguo, es el cuerpo de una personalidad, de una identidad que se forma como las personalidades humanas, con lo genético y lo externo, esta ahí presente, como un padre o una madre nuestra y nosotros sus hijos rebeldemente no entablamos una conversación con ellos, con el, con nuestro pueblo y ello nos ha enfermado, y nos quiebra, lo desconocemos. Como dice el psicólogo Samuel Osheron, debemos ir al encuentro del padre y de la madre, nosotros los hijos, pues si no lo hacemos nos vamos a morir y van a quedar cuestiones pendientes, que no nos dijimos, que no le dijimos a nuestra madre y padre Salamanca.

18-12-2006 - 18-12-2006

 

 

Documento sin título
INICIO SESION USUARIO
Nick:
  
Clave:
  
BUSCAR
Busca en Portal Choapa con Google

ENCUESTA

¿Cuál es el mayor atractivo cultural del Valle del Choapa?

1.Petroglifos
2.Río Choapa
3.Raja de Manquehue
4.Reserva Nacional de Chinchillas

Mini-Chat
Documento sin título
Sitio desarrollado por Useco - Todos los Derechos Reservados
Montepío 391 2do. Piso - Salamanca - Tel (53) 551 309