Documento sin título

 

:::RECUERDO PÒSTUMO A MI MADRE /UN POEMA DE ROLANDO CARDENAS .:::





SELECCIÒN DE TEXTO MARIETTA MORALES RODRÌGUEZ



Yo no recuerdo bien como era .
La conocì muy poco ; apenas con mis años
aùn sucios por la tierra de juegos infantiles .
La evoco en un trompo que no giraba .
En los barcos , las casas , las primeras palomas
que me enseñaba a hacer en mis cuadernos ,
inclinada a diario ante el estupor o los sollozos
como la ciencia màs perfecta .
Era dueña del alba y de la noche alzàndose .
Desde el rocìo , su canto quedaba encerrado
entre las paredes de esa casa
que todavìa alza su estructura entre el viento y la nieve .
Sus pasos revivìan las cosas en las habitaciones
como el acontecer màs simple ,
realzados en el alegre tintinear de las vasijas .
Y la infancia , guiada sabiamente por su mano ,
tenìa entonces un agridulce sabor de manzana madura .
Se iba una primavera , luego , otras primaveras ,
y siempre una misma dulzura imperturbale
agobiaban sus ojos como una fina niebla .
Ahora yo recuerdo tambièn
que una suave tristeza le trizaba la risa
como una imperceptible llamarada .
Ella era triste . Una tristeza de llovizna lenta
le andaba por las sienes o herìa la palabra màs cierta .
Pero yo comenzè a querer su ternura profunda
desde que me entregò su màs pura caricia
en un dìa de otoño o invierno ,
cuando aùn era una tristeza indefinida .
Desde ese dìa , de pronto verdadero ,
su presencia invariable vigilaba mi pan
y el pan de mis hermanos màs pequeños .
Su sueño interrumpido
nos guardaba del dulce tiempo del sol ,
de abril y de sus lluvias
que retozan a bosque en las tierras del sur .
Por ese entonces , yo ignoraba que mi madre
traìa su sonrisa intacta
y la tranquila ternura de sus manos
desde el verde archipièlago chilote .
Tal ve, por eso , tenìa un aroma de càntaro ,
una presencia de agua que murmura
penetrando las siembras . Era como esas pequeñas
aldeas azules que conociò en el tiempo de las estrellas .
Poi su frente vagaban los crepùsculos ,
y en su sonrisa leve
la quieta transparencia de la espiga .
Cuando mi padre marchab a a sus faenas
llevàndose un poco de su gesto severo
en su caballo y en sus callosas manos campesinas ,
una secreta alegrìa columpiaba en los vientos .
Los atardeceres bajaban brumosos de gris
destiñendo las cosas , borrando los contornos .
Los dìas domingo eran divididos por los cantos
de algùn gallo . En las noches de invierno ,
odiasamente largas , junto al fuego
que consumìa las horas y las leñas ,
mi madre nos leìa .
Yo penetraba entonces con temerosos asombro
por el ancho horizonte del paìs encantadao ,
degollando gigantes , murièndose de estrellas y soldado .
El tiempo florecìa . Se iba haciendo campana .
Crecìa por el cielo en golondrina ,
o como un espejo que busca la imagen extraviada .
Y siempre su presencia iluminaba como un agua ,
de una manera sabia y exacta , como las estaciones .
Pero un dìa el silencio llegò a recuperarla
y a llevarse su alba de sueño o esperanza .
Yo la vi esa tarde . Se fue con su tristeza
de llovizna lenta , con su sonrisa leve ,
con su ternura incompleta . Yo no entendìa nada .
Solamente sentìa una especie de callado asombro
ante el misterio . Todos los años
el invierno marchita las flores que la cubren .

MARIETTA MORALES RODRÌGUEZ - 26/01/09

 

 

Documento sin título
INICIO SESION USUARIO
Nick:
  
Clave:
  
BUSCAR
Busca en Portal Choapa con Google

ENCUESTA

¿Cuál es el mayor atractivo cultural del Valle del Choapa?

1.Petroglifos
2.Río Choapa
3.Raja de Manquehue
4.Reserva Nacional de Chinchillas

Mini-Chat
Documento sin título
Sitio desarrollado por Useco - Todos los Derechos Reservados
Montepío 391 2do. Piso - Salamanca - Tel (53) 551 309