Documento sin título

 

:::SERGIO AGUILÓ: "LAGOS NO ES CONSCIENTE DE LOS ERRORES QUE COMETIÓ SU GOBIERNO":::
El diputado socialista, vetado para acceder a la presidencia de la Cámara por su tono crítico, señala que el ex presidente “lo que busca no es que lo reelijan sino que lo coronen y eso, asevera, no es compatible con una república democrática”.

A Sergio Aguiló (foto 1), uno de los diputados más críticos de la Concertación, no le ha sido fácil su irrupción mediática de las últimas semanas. Sin buscarlo, de pronto, se encontró con que concitaba adhesiones para reemplazar en la testera de la Cámara de Diputados a su amigo y compañero de batallas, el recientemente fallecido defensor de los DDHH, Juan Bustos.

Su nombre, con el apoyo de su bancada, parecía que llegaría a la Presidencia, pero desde la estructura del PS, el trío Escalona (foto 2)-Schilling (foto 3)Aleuy, se apresuró en recordarle su "grito", cuando dijo que el país estaba entre dos derechas, refiriéndose a cómo la Concertación había bajado las banderas que la llevaron al poder para levantar las del neoliberalismo.

"Luego de una intensa presión desatada sobre la Bancada Socialista por el Presidente del PS, Camilo Escalona, por el Secretario General, Marcelo Schilling, y por el Vicepresidente Francisco Aleuy, la mayoría de la bancada de diputados socialistas decidió vetar mi nombre en razón de mis posiciones políticas críticas en el Partido" sostuvo el diputado en una declaración pública en que lamentaba, además, que el "sectarismo" y la "intolerancia" se hubieran impuesto "una vez más" en el Partido Socialista.

Lo entrevistamos al día siguiente de la muerte de otra socialista insigne, Carmen Lazo, y horas después de que Ricardo Lagos despachara una fuerte crítica contra los llamados díscolos, donde el apellido Aguiló se suma a los de sus colegas Marco Enríquez-Ominami, Álvaro Escobar o René Alinco.

Y el diputado que representa a Talca y que hoy suma 55 años de vida, estaba enojado. "Lagos no quiere que lo reelijan sino que lo coronen", nos dijo con vehemencia. Porque este ingeniero comercial de la Universidad de Chile, que llegara a ser vicepresidente de la Izquierda Cristiana en los 80 y que hoy lleva 18 años en el Partido Socialista, sabe de pasiones: le tocó reconstruir a su primer partido en plena dictadura, estuvo 10 días secuestrado durante el régimen militar y luego fue condenado a 541 días de presidio por motivos políticos en 1982.

Ese Curriculum, al que hoy suma que lleva casi dos décadas como parlamentario y que integra, entre otras, las comisiones de Trabajo y DDHH, poco le sirvió en su partido, pesó más su pensamiento crítico y que, en este momento, se la esté jugando por levantar una alternativa a las candidaturas presidenciales de Lagos e Insulza, con el objeto de formar una nueva coalición de centro-izquierda, que dé respuesta a los problemas urgentes de la sociedad chilena, integrada también por las fuerzas que hoy conforman el Juntos Podemos y que, a su juicio, podría liderar el socialista Jorge Arrate.

¿Qué balance hace de lo acontecido tras la muerte de Juan Bustos?

Su fallecimiento, antes que nada, es una pérdida inmensa para el socialismo chileno, para la democracia y para los derechos humanos. En ese sentido, creo que es muy cierta la frase de la Presidenta Bachelet de que Juan fue una enorme muralla en contra de la impunidad. Hay casos simbólicos en el que le tocó participar, probablemente el más importante fue el acusar a Contreras y a Espinoza del asesinato de Letelier. Pero él fue mucho más que eso.



Tras su muerte, el Partido Socialista perdió una hermosa oportunidad para aprovechar esta imagen de un hombre bueno, de un hombre justo como lo fue él, para difundir y elevar la figura del partido, mostrando que el PS tiene en sus filas gente que finalmente construye valores como los que Juan proclamó. Y el partido desperdició esa oportunidad porque, por un lado, lo reemplazó en el distrito con una persona extraordinariamente polémica, que frente a la imagen de la opinión pública se representa con ideas muy distintas a las de Juan, las que tienen que ver con el autoritarismo y el sectarismo. Para sucederlo en la testera de la Cámara de Diputados, más allá de que yo estaba directamente involucrado, se impuso un veto, que justamente vino a ratificar que el PS está viviendo uno de sus períodos más oscuro, autoritario y sectario de su historia. Esto es lamentable porque la figura de Juan no se merecía lo que sucedió.

[b¿]Cuándo dice que Marcelo Schilling es una figura polémica y, además, con ideas autoritarias, ello se fundamenta en el paso que tuvo por la Oficina de Seguridad Pública en los 90…?[/b]

No. Me refiero a toda su trayectoria conocida post dictadura militar. Soy de aquellos que tiene una visión más benévola respecto de lo que hizo Marcelo Schilling en la Oficina porque, aunque cada vez resulte más claro que no fueron métodos santos los utilizados, no tengo duda alguna de que se enfrentaban situaciones extraordinariamente difíciles como el Frente Patriótico, que asesinó a Jaime Guzmán, y aunque fuera muy distante a nuestra ideología, en pleno proceso de transición cuando la dictadura ya había terminado. En ese mismo periodo, el Mapu Lautaro había asesinado a más de 10 carabineros, la mayoría de ellos indefensos y, finalmente, los resultados son que esos grupos se desbarataron…

¿Entonces?

El problema con Schilling es que esos métodos, duros, poco santos, no sé si ilegales porque no me corresponde a mí determinarlo, los ha seguido usando en la vida política, del país y del partido.

¿A qué métodos se refiere?

A adquirir adhesiones políticas a través del temor y no de la adhesión libre a las ideas. Me refiero a métodos que pudieron ser justificados en la Oficina, porque eran grupos armados y en democracia, pero que ciertamente son repudiables cuando uno los usa dentro de un partido con la tradición libertaria del PS.

¿Y eso explica, a su juicio, que Escalona y Schilling hoy controlen al PS?

No tengo duda alguna de que Camilo Escalona y Marcelo Schilling explican la mitad de su votación interna, probablemente, por adhesión y, el otro 50 por ciento, por el temor que infunden...

¿Cómo?

Es una combinación de muchos factores, pero en todo caso temor. En algunos casos un temor muy duro y profundamente repudiable en democracia. Temor a perder el trabajo, por ejemplo. He conocido muchos compañeros que me han dicho que si adscriben a una posición disidente dentro del partido corren el riesgo de perder su empleo y de no llevar el dinero para seguir alimentando a sus hijos.Sobre el 80 por ciento del comité central está constituido por funcionarios públicos...

En cargos subalternos, que dependen de un jefe, no que se hayan ganado por un cupo. La inmensa mayoría de los dirigentes comunales y regionales del partido, que también son funcionarios públicos, cada vez que toman una decisión de carácter político, primero están pensando en cómo siguen financiando su hogar.... Nunca antes en el PS se vio eso.

Antes estaban dispuestos a dar la vida y hoy no quieren perder el trabajo…¿Se perdió la mística?

Escalona ha vaciado el partido de toda esperanza, de toda mística y de toda idea, ahora el PS es un partido vacío de esperanza. Uno puede encontrarse con militantes disciplinados, empeñosos, prudentes, pero nunca con un militante del PS esperanzado, que esté pensando en este Chile tan desigual y cómo lo cambia. Este Chile que tiene una concentración de la riqueza en donde el 10 por ciento es dueño de casi todo… Este PS, el de Escalona y Schilling, no tiene militantes ni con mística ni con reflexión…

¿Y eso no es un problema general de la política del siglo XXI?

En América latina se pueden encontrar triunfos tremendamente esperanzadores, como el de Fernando Lugo en Paraguay o Rafael Correa en Ecuador. Evo Morales, con un 66 por ciento en un referéndum revocatorio en Bolivia, el tremendo apoyo que tiene Chávez en Venezuela, y suma y sigue… O sea, es cierto que vivimos en el siglo XXI, con más pragmatismo, pero al mismo tiempo hay grandes procesos que el PS no encarna para nada. El PS es el lugar más vacío de todas las esperanzas. Eso implica que a todos los que tenemos una visión crítica en la perspectiva de poder tener un partido que efectivamente haga los cambios que Chile necesita se nos intenta silenciar y alejar de las esferas de poder.

A propósito, Lagos culpó a los llamados díscolos de la mayoría de los males de la Concertación… ¿Se sintió aludido?

Resulta incomprensible que una figura como Lagos considere que los problemas de la Concertación se deban a dos o tres díscolos, es una mirada muy pequeña y si existen problemas no es por eso… Lo que yo pienso es que se agotó un ciclo de la política chilena y se requiere de un proyecto colectivo…

¿Se acaba la Concertación?

Para mí se acabó un ciclo. La Concertación como está no da para más. Y se requiere construir un nuevo proyecto con nuevos actores que enfrente frontalmente las desigualdades y se proponga como meta la recuperación de las riquezas básicas para nuestro país. Me refiero a una nueva alianza de centro izquierda.

¿Con el Juntos Podemos?

Para ese proyecto es tan importante el Juntos Podemos como la Concertación. Si no contamos con las fuerzas del Juntos Podemos no tenemos ni una sola remota posibilidad de ganarle a la derecha. Volviendo a Lagos… ¿por qué cree que dijo lo que dijo?

Repito, sus declaraciones me sorprenden porque lo empequeñecen. Millones y millones de pesos de todos los chilenos perdidos en EFE, por eso me sorprende que Lagos no tenga la altura de miras para ver que los problemas no son por 4 díscolos. Se le ocurrió la bendita idea de privatizar las cárceles y las dejaron a medio hacer ¿Qué responsabilidad tuvimos los díscolos? Miles de estudiantespidiendo educación pública de calidad, contra un proyecto del gobierno ¿Qué responsabilidad tuvimos?

¿Eso lo inhabilita para ser candidato?

Lagos lo que busca no es que lo reelijan sino que lo coronen. Y eso no es compatible en una república democrática. Pero, a él, lo que lo inhabilita es su total inconciencia de todos los problemas que causó su gobieno. Porque como todos somos seres humanos, y aunque Lagos no lo crea él también lo es, podemos cometer errores… Él no escapa a ese parámetro. Y los grandes líderes ven en otros, también, parte de la verdad, y reflexionan autocriticamente.

Tuvimos una visión excesivamente neoliberal para crear el Transantiago. Debimos hacer mejor las cosas en EFE. Pero él está convencido que la culpa es de los otros. Ricardo Lagos nunca ha reconocido, ni pública ni privadamente, que cometió algún error en sus seis años de Gobierno.

Es más, Lagos no es consciente de los errores que cometió su Gobierno… Esa es la dimensión que lo inhabilita.

¿Teme que las declaraciones de Lagos, así como el pedido de Soledad Alvear que el PS y el PPD actúen drásticamente con aquellos que se salgan de los acuerdos de la Concertación, inicie una caza de brujas en su partido?

En este clima nada me sorprendería. Afortunadamente han surgido voces cuerdas como Isabel Allende, como el mismo Insulza, que han dicho que los problemas de la concertación sólo se resolverán haciendo grandes acuerdos.

(Entrevista publicada en septiembre, pero que no pierde actualidad).





Francisco Martorell (Fuente:El Periodista) - 11/11/08

 

 

Documento sin título
INICIO SESION USUARIO
Nick:
  
Clave:
  
BUSCAR
Busca en Portal Choapa con Google

ENCUESTA

¿Cuál es el mayor atractivo cultural del Valle del Choapa?

1.Petroglifos
2.Río Choapa
3.Raja de Manquehue
4.Reserva Nacional de Chinchillas

Mini-Chat
Documento sin título
Sitio desarrollado por Useco - Todos los Derechos Reservados
Montepío 391 2do. Piso - Salamanca - Tel (53) 551 309